Estrategias para el mantenimiento general de la salud

Enero de 2007    Ver PDF    Envie una pregunta    En inglés

¿Ha escuchado alguna vez a alguien decir, “No quiero que el VIH controle mi vida…mi vida es más que mi infección del VIH”? Quizás usted haya tenido pensamientos similares o se haya sentido abrumado al tratar de manejar su salud.

Esta publicación ofrece una manera diferente de pensar acerca de la salud y lo que muchas personas podrían experimentar al ir consultorio médico. El objetivo es crear una estructura mental acerca del panorama general de lo que es el bienestar, e indicar el camino para desarrollar una estrategia a largo plazo para promover y mantener una buena salud general.

Algunos estudios han observado las similitudes entre las personas que son sobrevivientes a largo plazo del VIH y las de otras afecciones que ponen la vida en peligro. Las personas que experimentan remisiones espontáneas de afecciones serias o que han mejorado su condición con el tiempo, son las que manejan con mayor firmeza su salud en todos los frentes.

Esto no contradice los descubrimientos de que las personas que ven a un médico altamente experimentado en el tratamiento del VIH tienen mayores probabilidades de vivir vidas más largas y sanas con la infección del VIH. Tampoco excluye que algunas personas podrían no progresar al SIDA con la misma rapidez debido a factores genéticos, el tipo del VIH con el que fueron infectados inicialmente u otros factores. Sí, algunas veces los resultados con el VIH se deben meramente a la suerte. Sin embargo, en el panorama más amplio, a las personas que manejan más decididamente su salud en todos los frentes tiende a irles mejor que a las que no lo hacen.

¿Qué es la salud?

¿Qué es la salud y cómo se maneja en todos los frentes? Algunas veces surgen crisis de salud, y lidiar con ellas puede ocupar la mayor parte de la vida de una persona. ¿Es posible idearse maneras de manejar la salud sin que esto constituya un trabajo de tiempo completo? Parte del objetivo de una estrategia general de salud es encontrar el equilibrio adecuado que haga su vida más sana sin interferir con ella.

Project Inform cree en un modelo de salud que concierne a la totalidad del ser, es decir en un modelo bio/psico/social de salud. Esto incluye la salud física (biológica), mental (psicológica), espiritual y social. Se asume que cada una de estas áreas afecta a las demás.

En el nivel físico, la salud es estar libre de enfermedades o lesiones, y las limitaciones que éstas podrían imponernos. Solamente prevenir la enfermedad, tener huesos, piel y dientes sanos; y evitar el peligro, no reflejan la complejidad de nuestras vidas. Somos más que la suma de las partes y podemos ser saludables sin tener que ser perfectos. A medida que expandimos la definición de salud para que incluya el funcionamiento general del cuerpo, emerge una imagen general de la salud que incluye la conexión mente/cuerpo, sin limitarse a ello. La salud incluye un estado mental, así como la paz y armonía con nosotros mismos y nuestros entornos físicos y sociales.

Cómo construir unos cimientos fuertes

Mantener una buena salud general incluye entender las conexiones que existen entre mente, cuerpo y espíritu, con quién es usted y la manera cómo vive. Al ver la salud de esta manera, la idea de una estrategia general de salud que resulte abrumadora comienza a desdibujarse.

La gente hace diariamente elecciones acerca de su salud tanto mediante la acción como la inacción. Probablemente ya usted haga cosas que mantengan su salud general. Tomarse un tiempo para ver cuáles son estas cosas, nombrarlas, refinarlas y explorar maneras de mejorarlas, constituye uno de los cimientos mismos de una buena salud.

Ninguna estrategia funciona mejor que las otras para todo el mundo. Más bien, las mejores respuestas para cada persona son las que mejor se acomodan a su vida. Existen recursos, herramientas y algunos principios básicos a considerar. Una buena estrategia incluye los objetivos que usted puede lograr, está confeccionada a su medida, se acomoda a sus circunstancias particulares y le hace sentir mejor a medida que la implementa.

Si usted se pesca un resfriado o tiene un mal día, no quiere decir que su estrategia esté fallando. Una estrategia general de salud no es algo que uno pueda alcanzar o finalizar, sino que es un proceso continuo que se debe revisar de vez en cuando e ir alterando a medida que vayan cambiando tanto la vida como usted mismo.

Estrategias para el mantenimiento general de la salud: pautas para los cuidados preventivos de salud

Las personas que viven con el VIH por lo general ven a sus médicos varias veces al año con el fin monitorear y tratar su VIH. Además de los cuidados relativos al VIH, es importante para el mantenimiento general de la salud estar al día con las vacunas, los exámenes físicos y las pruebas de laboratorio que sean adecuadas a la edad de la persona. La frecuencia con la que su médico le recomiende a USTED los exámenes más completos y/o ciertas pruebas específicas pueden diferir de las pautas enunciadas anteriormente de acuerdo a su estado de salud, su historial familiar y sus problemas médicos pasados o actuales. Pregúntele a su médico con qué frecuencia recomienda que se haga el examen físico completo, así como aquellas pruebas de laboratorio que sean apropiadas para su caso.

Por lo general, una cita médica deberá incluir:

  • Mediciones de la altura, el peso y la presión arterial.
  • Una breve descripción del paciente sobre su estado general, discusión o consejos sobre el tabaco, el uso de sustancias, la dieta, el ejercicio y las prácticas sexuales.

Se recomienda un examen físico más detallado y completo:

  • Cada 5 años, entre los 18 y los 39 años de edad
  • Cada 2 a 3 años, entre los 40 y los 40 años
  • Cada 1 a 2 años, para las personas de 50 años o más

Los componentes de un examen físico completo suelen incluir:

  • Medición de la altura, el peso y el índice de masa corporal (BMI por su sigla en inglés)
  • Medición de la presión arterial
  • Evaluación de la visión y la audición
  • Revisión de la piel
  • Si su presión arterial es elevada, tiene síntomas relacionados con el corazón y existe un historial familiar de enfermedad cardíaca temprana podrían tomarle un electrocardiograma (ECG).
  • Con el fin de evaluar el funcionamiento de sus pulmones, si usted tiene asma o como prueba de base si usted fuma, podrían hacerse pruebas de espirometría.
  • Demostración o plática acerca de:
  • Autoexámenes testiculares (para hombres)
  • Autoexámenes de los senos (para mujeres)
  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Panel químico de la sangre
  • Evaluación del azúcar en la sangre
  • Panel de lípidos (grasas)—colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL y triglicéridos
  • Urianálisis (análisis de orina)
  • Revisión del registro de vacunas y actualización de algunas si es necesario, así como inmunizaciones programadas regularmente, incluyendo:
  • Vacuna anual contra la gripe (flu shot) si usted pertenece a uno de los grupos identificados como de alto riesgo.
  • Vacuna neumocóccica (para las personas viviendo con el VIH, se recomienda la aplicación de un refuerzo cada 5 años).
  • Vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B
  • Tétano-Difteria (Td). (Un refuerzo cada 10 años)
  • Pruebas de enfermedades de transmisión sexual para las personas que sean sexualmente activas. Estas pruebas por lo general incluyen clamidia, gonorrea, sífilis, tricomonas, herpes y virus del papiloma humano (HPV por su sigla en inglés).

Además del examen físico completo, también existen algunas recomendaciones estandarizadas para la atención médica. De nuevo, es importante que le pregunte a su médico con qué frecuencia se debe usted hacer ciertas pruebas y exámenes específicos.

Salud biológica

Su salud biológica básica es algo que su médico puede ayudarle a entender y a desarrollar las estrategias que se acomoden a sus necesidades para promoverla y mejorarla. Aunque las personas que viven con el VIH a menudo ven a sus médicos unas cuatro veces al año, en muchas oportunidades tanto los especialistas del VIH como los pacientes pueden olvidar hacer ciertos chequeos para el mantenimiento de la salud básica. Estos incluyen los exámenes físicos, las vacunas, y otras pruebas y mediciones necesarias según sea la edad de la persona.

Para información sobre lo que debe observarse en un chequeo rutinario, lo que quieren decir las pruebas y mediciones de acuerdo a la edad, algunas recomendaciones generales sobre las vacunas y una lista de consideraciones especiales de salud, llame a la Infolínea de Project Inform al 1-800-822-7422. También hay disponible información acerca de las pruebas estándar, las vacunas y los asuntos que se deben considerar en la primera cita médica después de descubrir que se está viviendo con el VIH. Hacerse cargo de su salud biológica incluye más que ver al médico. En las próximas páginas verá algunos ejemplos.

Nutrición
Su organismo necesita nutrientes para funcionar adecuadamente. A menudo, cuando las personas tienen mucho hambre sienten dolor de cabeza, mareo y muchas veces, mal humor. ¿Con qué frecuencia y qué es lo que usted suele comer típicamente en un día? ¿Qué significa para usted una buena nutrición y qué puede hacer para mejorar lo que come?

Tener metas realistas acerca de su nutrición—que se acomoden a su vida—es clave para el éxito. Esto por lo general se traduce en mejorías pequeñas pero constantes. Por ejemplo, si un desayuno normal para usted es una taza de café y un pastel mientras que sale a la calle, ¿sería posible añadir un vaso de jugo?

Aunque es muy bueno consultar a una nutricionista (sobre todo si se especializa en el VIH), probablemente existen maneras para mejorar ahora su nutrición general. Para algunos esto significa comer más, mientras que para otros comer menos o comer alimentos diferentes. Para más información sobre nutrición, lea las publicaciones de Project Inform “Cómo mantener el peso y la buena nutrición” y “Hágase cargo de sus alimentos“.

¡Relájese!
Las sustancias químicas que su organismo produce cuando usted está estresado pueden debilitar su sistema inmunológico. Esto podría hacer que las células inmunitarias sean más propensas a las infecciones, obstaculizando así la capacidad de su sistema inmunológico para repararse a sí mismo. Es casi imposible evitar por completo el estrés, pero los esfuerzos por reducirlo y manejarlo son importantes para su salud física y mental.

¿Puede usted identificar las cosas que le causan estrés y qué podría eliminar de su vida? Cuando usted no puede evitar las cosas que le causan estrés, ¿existen maneras de reducirlas o manejarlas mejor? Algunas personas encuentran que el ejercicio disminuye los niveles de estrés. Otras maneras incluyen recibir un masaje, descansar en un jacuzzi, platicar con los amigos, reírse, salir de la casa, ir a ver una película, pasar tiempo con las personas que usted ama, leer un buen libro, encontrar un buen grupo de apoyo o un buen terapeuta. Siga ensayando métodos diferentes hasta que encuentre el que mejor le funcione. Luego vea la manera de incorporarlos a su rutina diaria, semanal o mensual.

Ejercicio
Unas cuantas libras de masa muscular (masa corporal magra) podrían significar una gran diferencia en cuanto a la recuperación de una persona de una infección severa que ponga la vida en peligro. Hay muchas razones por las cuales el ejercicio es bueno para nosotros, desde ayudarnos a que los músculos y huesos se mantengan fuertes hasta mejorar el funcionamiento del corazón y los pulmones.

Existen maneras de mejorar su ejercicio o la cantidad de ejercicio que usted hace cada día. A algunas personas les encanta ir al gimnasio y entrenar; en cambio, otros no pondrían un pie en uno ni porque les pagaran. Si usted típicamente no hace ejercicio, considere caminar durante veinte minutos cada mañana y/o al final del día. Quizás usted nunca vaya al gimnasio, pero podría disfrutar de hacer una excursión, montar en bicicleta o simplemente tomar las escaleras de su edificio. Pregúntese a usted mismo, “¿Qué puedo hacer para mejorar la clase y la cantidad de ejercicio que hago cada día?”

Sueño
Cuando usted duerme, su organismo tiene la oportunidad de recuperarse. En general se recomienda que las personas duerman ocho horas cada noche. La cantidad de sueño requerido puede variar hasta cierto grado con cada individuo. También puede variar con otras cosas que estén sucediendo en su vida. Pregúntese a usted mismo, “¿Duermo lo suficiente cada noche?”

Cuando alguien está deprimido puede dormir más o incluso tener problemas para dormir. A menudo, cuando alguien está combatiendo una infección, su organismo le exige más descanso. Si usted duerme demasiado, es importante saber por qué. ¿Está usted deprimido o combatiendo una infección? ¿Tiene usted un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia)?

Si está durmiendo demasiado poco, también es importante saber por qué. ¿Está usted deprimido, tomando café o bebidas cafeinadas muy tarde en la noche, o está ocurriendo algo más? Si usted se da cuenta de que su vida es demasiado ocupada para tener tiempo de dormir, luche por hacer mejoras pequeñas pero constantes. Si usted solo duerme cinco horas por noche, ¿podría hacer tiempo para dormir cinco y media o seis?

Salud mental

Cada uno de los asuntos mencionados anteriormente (nutrición, ejercicio, descanso y relajación) pueden afectar su salud mental. Teniendo en cuenta esto, quizás resulte más fácil observar cómo la salud va más allá de tener unos huesos, dientes y piel sanos. También puede hacer más fácil ver cómo está interconectada nuestra salud física, social, espiritual y mental.

Es muy bueno recibir orientación de un terapeuta experimentado en asuntos relacionados con el VIH. La salud mental general comprende desde la autoestima hasta los problemas de adicción, desde la salud emocional hasta las relaciones con otras personas. La manera de examinar estos asuntos y desarrollar las estrategias que sean apropiadas para cada persona, pueden variar.

Adicción
¿Es la adicción un problema de salud mental o biológica? Algunas personas están genéticamente predispuestas al alcoholismo y otras adicciones, debido a la manera como sus organismos procesan (o no procesan) ciertas sustancias químicas. Sin importar cuál sea la tendencia genética a la adicción al alcohol, existen evidencias de cambios químicos en el cerebro que vuelven a las personas dependientes del alcohol después de consumirlo durante un largo tiempo. Esto podría ser días, meses o años.

La adicción se presenta de muchas maneras. La adicción al alcohol y las drogas es quizás la más discutida. Las personas también pueden tener adicción a la comida, el sexo, el Internet, los juegos de video, las apuestas, la nicotina o las compras. La lista sigue interminablemente. Cualquiera que sea el caso, cualquier persona que tenga una adicción y que hable francamente de ella dirá que ésta interfiere con su vida, sus relaciones y su salud.

Dependiendo de la adicción pueden existir intervenciones médicas, programas de doce pasos, terapia individual, programas de internado en una institución y de reducción de daños, los cuales se pueden explorar. En muchos casos, al diseñar un curso de acción, el primer paso es reconocer que se tiene una adicción y luego buscar apoyo, orientación y consejo experimentado.

Depresión
Los estudios muestran que el diagnóstico psiquiátrico más común entre las personas con VIH es la depresión. Igual que en la población general, algunos estudios sugieren que es más común en las mujeres. La depresión puede ser provocada por desequilibrios químicos. Puede ser el efecto secundario de algunos medicamentos utilizados para tratar el VIH y sus afecciones. La depresión también puede ser causada por la infección del VIH misma o aun por cambios en el cuerpo (como la menopausia y las disminuciones en la producción de testosterona).

La clave para tratar exitosamente la depresión es identificar sus posibles causas. Otro paso, es en primer lugar reconocerla. Cuando alguien está deprimido, puede experimentar una fatiga intensa, perturbaciones del sueño, cambios en el apetito y pérdida general de interés en el disfrute de la vida.

Algunos de estos problemas están interrelacionados. La fatiga intensa puede causar depresión. Los cambios en el sueño pueden causar tanto fatiga como depresión. La falta de una buena alimentación también puede afectar la salud mental y física, y estar asociada directamente con la fatiga.

Especialmente cuando se está deprimido, encontrar la fortaleza para prestar atención al sueño, la nutrición y el ejercicio, es importante para evitar el ciclo de problemas que continúan empeorándose. Si usted tiene depresión, es de suma importancia encontrar las maneras de lidiar con ella. Para algunos esto puede incluir tomar medicamentos. Para otros puede simplemente implicar pasar más tiempo con las personas que aman y hacer actividades que disfrutan.

La autoestima y la salud emocional
Otro tema común que une a muchas personas que son sobrevivientes a largo plazo del VIH es su filosofía del bienestar. A menudo creen que lo que hagan hoy va a marcar una diferencia en lo que pase mañana. Tienen un enfoque esperanzado en el futuro.

El camino que muchos de nosotros debemos tomar nos debe llevar a creer en nosotros mismos y a valorar nuestras opiniones y elecciones. Para algunos, una estrategia para mejorar la autoestima y la vida emocional podría incluir encontrar un terapeuta. Para otros podría significar la búsqueda de una vida más espiritual. Incluso para otros, podría implicar ir más al gimnasio y mejorar su apariencia corporal.

Para quienes consideran que tienen una visión positiva y una buena autoestima, ¿qué van a hacer para mantenerlas? Bienestar no significa que cuando uno se sienta mal lo tenga que ignorar o que cuando se sienta enojado, deprimido o disgustado, se supone que tenga que pensar positivamente. Se trata de experimentar esos sentimientos, elaborarlos y encontrar la manera de aceptarlos simplemente como parte del conjnto total.

Salud espiritual

Para la mayoría de las personas es casi imposible definir la espiritualidad. Significa algo diferente para cada persona. Muchos de quienes adoptan formas de espiritualidad en sus vidas, alegarían que es imposible hablar de salud sin incluir la espiritualidad. Otros, particularmente quienes tienen sentimientos negativos hacia la espiritualidad y la religión, podrían ofenderse con cualquier discusión de este tipo.

La senda que decida seguir cada persona para explorar su salud espiritual es algo único y muy personal. Espiritualidad no es necesariamente religión. Para algunos, espiritualidad es la religión en la cual fueron criados; para otros, la espiritualidad se fundamenta en la armonía con la naturaleza, la noción de un Poder Mayor, el concepto de la Diosa y/o un equilibrio entre las energías del universo. La salud espiritual implica explorar las creencias espirituales y examinar consecuentemente tanto nuestra vida como nuestras acciones e inacciones. Lo que importa no es cuáles sean nuestras elecciones espirituales, sino que estemos viviendo nuestra vida de acuerdo a nuestras creencias y convicciones.

Salud social

La salud social no solo consiste en tener unas relaciones interpersonales sanas, sino que incluye la relación que tiene cada persona con su comunidad y la salud general de dichas comunidades.

Mientras que algunas personas disfrutan y se energizan con las actividades sociales, otras no. La salud social no siempre implica participar en grupos grandes o siquiera tener que asistir a eventos sociales importantes. Sin embargo, lo que sí implica, es desarrollar relaciones significativas que incluyan involucrarse en la comunidad. La salud social se refiere al dar y recibir apoyo de la comunidad y los seres queridos.

Las sendas para promover y mantener su salud social son variadas. Algunas veces empieza simplemente con pensar acerca de nuestras relaciones personales, identificando cuáles son las que más nos importan y por qué, ¿está usted satisfecho con sus amistades? ¿qué puede hacer para fortalecer las que ya tiene y/o desarrollar nuevas?

¿Está siendo la clase de amigo que quiere ser y teniendo en su vida la clase de personas que le dan apoyo? ¿Qué puede hace para tomar parte en la comunidad? ¿Hacer trabajo voluntario para enseñar a niños a leer? ¿Escribir una carta a un político elegido acerca de un asunto de importancia para la comunidad? ¿Ayudar a su vecino con la compra de alimentos?

Pensamientos finales

Desarrollar una estrategia para una buena salud general le ofrece unos cimientos fuertes sobre los cuales puede construir las futuras estrategias para lidiar con la enfermedad del VIH. Existe una diferencia entre medicamentos, sanación y salud. Los medicamentos tratan problemas biológicos específicos. La sanación es un proceso, y la salud es una experiencia. Los medicamentos tienen su lugar dentro de la estrategia general para la salud, pero son solamente una pieza de un rompecabezas mucho más grande, el cual incluye muchas otras cosas como brindar apoyo a la salud mental, emocional, espiritual y social.